Una historia que merece ser contada…

La de R1 es sin lugar a dudas una historia que merece ser contada, y es así porque se trata de un relato de esfuerzo y sacrificio, de esos que dan ganas de escuchar porque nos motivan y nos llenan de orgullo. Esos relatos en los que podemos comprobar que cuando se tiene una idea y se trabaja siempre para alcanzarla, en algún momento se termina triunfando…

Hace ya más de cuatro años se daba el puntapié inicial de un proyecto que con el paso del tiempo iba a seguir creciendo y en el cual se irían involucrando cada vez más personas hasta llegar convertirse en algo que en sus inicios no podría haberse imaginado ni en el más optimista de los pronósticos.

Todo empezó con una simple propuesta: la posibilidad de hacerse cargo de la concesión de Renault Minuto. Esta propuesta hablaba de un taller oficial de Renault pero que además atendía todas las marcas, de un taller novedoso en el que –como lo indicaba su nombre– la gente llegaba y sin pedir turno podía ser atendida en cuestión de minutos, donde además los precios eran sumamente accesibles… en fin, una idea que parecía demasiado buena como para dejarla pasar. Fue la convicción en este proyecto y la identificación con la idea lo que llevó a tomar la decisión, y significó el primer paso que dio lugar al nacimiento formal de R1.

La idea resultó ser tan novedosa como efectiva, y al poco tiempo de estar operando con la calidad como principal eje de trabajo, los resultados empezaron a demostrar que se estaba transitando por el camino correcto. La cultura del esfuerzo y las ganas de crecer llevaron a que al poco tiempo se adquiriera el Concesionario Oficial Renault de Bahía Blanca, que hasta ese entonces era administrado por Centro Automotores desde hacía más de 40 años. R1 se consolidó como un concesionario integral y comenzó a comercializar vehículos nuevos, usados, planes de ahorro y repuestos, además de seguir trabajando como taller oficial. Este crecimiento significaba un salto de calidad, y venía acompañado de un puñado de sueños que se cumplirían mucho antes de lo pensado.

El desafío era grande, ya que si bien se tenía la experiencia de lo realizado con Minuto, la situación volvía a ser nueva, diferente. Sin embargo se empezó a poner en práctica la tan probada fórmula que hasta el momento siempre había funcionado que consistía en el trabajo constante acompañado de los valores de empresa familiar; y la situación adversa de entrar en un rubro poco conocido, en lugar de frenar esta incipiente empresa, fue lo que llevó a R1 a catapultarse hacia nuevos rumbos.

Este crecimiento se vio interrumpido sin embargo durante la crisis del mercado automotriz del 2014, que golpeó muy duro a todas las marcas radicadas en el país. Era un período de incertidumbre, en el cual se veía cómo poco a poco iban cayendo algunos concesionarios instalados hace años, y empezaba a sentirse en el ambiente una inestabilidad de la que nadie estaba exento. Fue un año duro para R1, en el que tuvo que reinventarse totalmente para poder subsistir y durante el cual debieron tomarse decisiones a veces difíciles. Sin embargo se logró salir adelante, con algunas cicatrices que quedaron y que ayudarán a recordar este momento, pero con un espíritu de trabajo intacto y una fuerza renovada.

La crisis ayudó a crecer, e impulsó a R1 hacia un nuevo nivel. Este golpe bajo ayudó a sacar lo mejor de cada uno, y llevó a que en un corto tiempo se pudieran inaugurar cuatro nuevas sucursales, cada una con la capacidad de brindar todos los mismos servicios que la sede central en Bahía Blanca, y que se establecieron desde el inicio como concesionarios oficiales en las ciudades de Viedma, Tres Arroyos, Punta Alta y Coronel Suárez.

Hoy en día R1 es una empresa que a pesar de su corta vida, ha sabido ganarse un lugar y consolidarse como uno de los concesionarios más importantes de la ciudad y la zona, una empresa que ha logrado atravesar las dificultades para seguir creciendo. Un ejemplo vivo de que cuando se quiere se puede, una historia que merece ser contada.

Parte del staff de R1 celebrando el 4º cumpleaños de la empresa.